El cabezazo de Zidane inmortalizado en una escultura

Los que visteis el Mundial de Alemania, en 2006, seguro que recordáis el cabezazo que Zinedine Zidane atestó a Marco Materazzi, por el que fue expulsado de la final, disputada ente Francia e Italia.

Ahora, ese momento ha sido inmortalizado por el artista Adel Abdessemed, en una escultura de bronce de cinco metros de altura que se exhibe en la entrada del Centro de Arte Pompidou, en París, y que podrá verse hasta el 7 de enero del próximo año.

En sus declaraciones Zidane, que no volvió a jugar en el fútbol internacional, dijo que había agredido a Materazzi por los comentarios ofensivos que había recibido del italiano en el terreno de juego.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons