¿Coches de F1 cubiertos?

Tras el accidente en la salida del GP de Bélgica, en el que el monoplaza de Romain Grosjean pasó por encima de la cabeza del español Fernando Alonso, vuelve a abrirse el debate sobre la seguridad de los coches de F1 actuales, especialmente en el apartado de la cabina del piloto.

Por ello, varios directores técnicos consideran que en un futuro se cubrirá el cockpit con un carenado y se diseñarán monoplazas completamente cerrados. Paddy Lowe, director técnico de McLaren, para quien el accidente de Spa debe servir de aliciente para retomar el trabajo en esa dirección, ha declarado que “es inevitable que los monoplazas se acaben cerrando. Es el último gran desafío en seguridad que nos queda”.

Los expertos consideran que con un cockpit carenado se evitaría que las ruedas de un vehículo golpearan sobre las manos o la cabeza de otro piloto. Además, la pieza, construida en policarbonato, sería una estructura sólida capaz de resistir el impacto de una rueda o incluso de un monoplaza que supere los 650 kilos.

Las reuniones técnicas en la Federación Internacional se intensificaron en 2009, cuando Felipe Massa fue golpeado en la cabeza por un trozo desprendido del monoplaza de Rubens Barrichello, un accidente que se produjo pocos días después de la muerte del piloto de Fórmula 2 Henry Surtees. Pero aún no hay nada definitivo, pues todavía quedan dudas por resolver respecto a la seguridad de los pilotos. Stefano Domenicali, team mánager de Ferrari, ha comentado: “aún encontramos problemas de visibilidad, sobre todo con lluvia, y de protección del piloto en caso de que se produzca un incendio”. Así que habrá que esperar para ver cómo son los monoplazas completamente cerrados, en los que como siempre hay que buscar la mayor seguridad posible para los pilotos.

Share this post

PinIt
scroll to top