¿Tasa de alcohol cero al volante?

¿Qué te parecería que se prohibiera absolutamente beber alcohol si se va a conducir? La Dirección General de Tráfico (DGT) acaba de plantear dicha posibilidad.

Hasta ahora el Reglamento General de Circulación establece las siguientes tasas de alcohol para los conductores: hasta 0,5 gramos por litro de sangre o 0,25 miligramos por litro de aire espirado, un nivel que se reduce a 0,3 gramos y 0,15 miligramos, respectivamente, para los conductores con menos de dos años de carné y para los profesionales. Superar dichas tasas está considerado como una infracción muy grave y conlleva multas de 500 euros y la detracción de seis puntos de carné, o incluso penas de prisión de hasta seis meses y la retirada del permiso de conducir entre uno y cuatro años si el exceso sobrepasa el límite de 1,2 gramos.

Está demostrado que el consumo de alcohol altera la valoración del riesgo y la sobrevaloración de capacidades, pero en qué momento empieza a afectar al conductor. Para la DGT, desde el primer trago el alcohol resta facultades y el riesgo de sufrir un accidente se multiplica a medida que aumenta el consumo: por dos, a partir de 0,3 gramos por litro de sangre; por cinco, entre 0,5 y 0,8 gramos; por nueve, entre 0,8 y 1,5; y por 20, entre 1,5 y 2,5. Por ello, la se plantea si sería conveniente prohibir tajantemente el alcohol si se va a conducir.

Share this post

PinIt
scroll to top