Cuidado con las chanclas

Durante los meses de verano es muy común utilizar las llamadas “flip-flops”, pero los especialistas recomiendan no abusar de las chanclas por los problemas que pueden acarrear.

Un estudio elaborado en EE.UU. por National Foot Health Assessment muestra que una de las causas de los problemas en los pies experimentados por el 78% de la población adulta es el abuso de las chanclas. De hecho, Francisco Javier García Carmona, presidente de la Asociación Española de Cirugía Podológica y profesor en la Universidad Complutense de Madrid, afirma que este tipo de calzado está indicado para ir a la piscina o a la playa y para ducharse en sitios públicos, previniendo infecciones, pero no para caminar de forma prolongada. Además, explica que las “flip-flops” no están recomendadas en personas con pies planos o con mucho arco, al igual que en personas diabéticas o con mala circulación.

Del mismo modo, Borja Pérez Serrano, podólogo especialista en Cirugía Podológica y portavoz del Colexio Oficial de Podólogos de Galicia, afirma que las típicas chancletas son un tipo de calzado desprovisto de toda sujeción para el pie, por lo que obligan a hacer constantes esfuerzos con los dedos, causando rozaduras, molestias y sobrecargas. También dificultan el equilibrio y producen más dolores que un calzado normal. Por todo ello se no deben utilizarse durante todo el día, sobre todo si se va a andar distancias prolongadas.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons