Millones de estudiantes hacen prácticas sin cobrar

Muchos jóvenes aprovechan los meses de verano para hacer prácticas. Cuando dan por terminadas sus obligaciones estudiantiles buscan un lugar donde poder adquirir experiencia laboral de manera gratuita.

Las redacciones de periódicos, las productoras de cine, los bufetes de abogados y los hospitales, entre otras muchas instituciones, reciben durante los periodos vacacionales a estudiantes dispuestos a trabajar por un salario mínimo.

En Estados Unidos, unos 20.000 universitarios aterrizarán en Washington para prepararle el café al senador o escribirle su discurso. Otros miles irán a bancos de inversiones en Wall Street y entre 7.000 y 8.000 irán a Disney World (Florida) para ponerse el uniforme del Ratón Mickey o vaciar las papeleras. Ross Perlin, autor del Intern nation (nación de becarios), que versa sobre el aumento explosivo de becarios, considera que “las empresas aprovechan el hambre del estudiante de conseguir experiencia para evitar la contratación de nuevos trabajadores”. A su vez, las universidades se benefician al exigir prácticas para terminar las carreras universitarias, ahorrándose costes en la enseñanza.

Por su parte, Ross Eisenbrey, vicepresidente del Instituto de Política Económica en Washington, explica que el incremento de becarios reduce la oferta de empleo para el resto de jóvenes. Las empresas optan por contratar a un universitario en prácticas que no exige remuneración en lugar de una persona de la misma edad sin experiencia laboral.

De este modo, aumenta el paro juvenil, algo que a su vez provoca una mayor avalancha de becarios. Desde 2007, la tasa de paro de jóvenes menores de 24 años ha subido del 11% al 18% en EE.UU. Hace 25 años sólo el 3% de los estudiantes estadounidenses hacían prácticas antes de licenciarse. Hoy son 9,5 millones, el 75% de la población estudiantil, y entre una cuarta parte y la mitad de ellos no cobra nada.

Sobre Elisabet

Soy pedagoga y miembro de la Asociación de Prensa Juvenil. Me interesan los temas relacionados con las nuevas tecnologías, la educación, la literatura y el cine.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons