El juego tradicional contra la obesidad

La actividad física y los estilos de vida saludables son siempre recomendables tanto para adultos como para menores. Sin embargo, estudios alertan que hasta un 44,5% de los niños pueden presentar exceso de peso. Por ello, expertos consideran que la recuperación de los juegos tradicionales podrían ayudar a reducir dicho porcentaje.

Quién no recuerda pasar horas y horas en la calle jugando a fútbol, al escondite o a salir corriendo para atrapar a un compañero. Todas estas actividades pueden fomentarse durante los meses de verano, gracias a la benevolencia del clima y a la gran cantidad de tiempo libre disponible por parte de los pequeños.

De este modo, el juego tradicional puede ser una pieza clave en acabar con el sedentarismo que, según el Observatorio del Juego Infantil (OJI) ha desencadeno un índice de sobrepeso “alarmante” entre la población infantil.

En opinión de Jaume Bantulà, doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y miembro del observatorio, se debe fomentar un tiempo y un espacio para que los pequeños jueguen y compartan la actividad lúdica con compañeros. De este modo, el juego tradicional comportaría una mayor socialización y más actividad física entre la población infantil.

Share this post

PinIt
scroll to top