¿Cómo podemos evitar los temidos golpes de calor?

Beber agua es algo básico para mitigar los efectos del calor y sin embargo a veces lo olvidamos. Por ello, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) nos recuerda que debemos reemplazar los líquidos corporales que perdemos por sudoración, especialmente en caso de realizar algún deporte.

La doctora María Ballesteros, especialista en Endocrinología y Nutrición del Complejo Asistencial Universitario de León y miembro del Área de Nutrición de la SEEN, recomienda aumentar el consumo de agua a los 3 litros al día de media para varones y de 2,2 litros diarios para mujeres. Aunque explica que las necesidades de agua varían en cada persona en función del metabolismo, las condiciones ambientales, la actividad que se está realizando, etc.

También comenta que el agua la recuperamos al ingerir agua y otras bebidas (en un 80%) y a partir de los alimentos (20%), y que cuando nos deshidratamos aumenta la temperatura corporal central y la tensión en el sistema cardiovascular, causando un golpe de calor. Añade que “la sed es una señal que nos avisa de la necesidad de beber líquidos para evitar la deshidratación” y que “las bebidas alcohólicas no son adecuadas para evitar la deshidratación e incluso pueden favorecerla”.

Sobre Elena

Licenciada en Pedagogía, colaboro desde hace años en varios proyectos de la Asociación de Prensa Juvenil, ¡incluido este fantástico periódico! :)

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons