Pasión por el Pressing Catch

Arranca en España la gira de la WWE en la que los mejores luchadores de Pressing Catch del mundo llenarán pabellones con capacidad para más de diez mil espectadores. Y es que existe mucha gente aficionada a este deporte-espectáculo en el que se simulan patadas y puñetazos en un combate donde sus participantes pueden lesionarse y quedarse fuera de juego durante meses.

El Pressing Catch, la forma en que conocemos el “wrestling” en España, a pesar de estar considerado un espectáculo en el que las luchas no son más que meras actuaciones, atrae a miles de fieles por su espectacularidad. Los puñetazos que se dan no son reales, pues existe un trabajo previo antes de saltar al ring en el que los luchadores deben ensayar una y otra vez sus actuaciones. De hecho, cada uno de ellos tiene un papel adjudicado. Sus roles se dividen entre buenos y malos (“face” y “hell”) para crear rivalidades que, juntamente con los nombres que se le otorgan, atraen al público y crean un clan de seguidores que vitorean a los luchadores y los adoran como a cualquier deportista famoso.

Estos actores-atletas, disfrazados ante el público con capas y máscaras, requieren prepararse durante años para, aún pesando más de 150 kilos, poder salir volando y caer sobre una mesa de madera y saltar desde una escalera a cinco metros de altura sin lesionarse, algo realmente complicado. De ahí que una de las grandes frases de la WWE sea: “No intentes imitar en casa o en el colegio lo que ves en la televisión”.

Share this post

PinIt
scroll to top