El trabajo de nuestros padres por la mitad de su salario

Muchos jóvenes se decantan por el mismo trabajo que alguno de sus progenitores, sin embargo sienten que existen más trabas que antaño y padecen una brecha salarial considerable.

Hay quienes, con los mismos estudios que sus progenitores, encuentran trabajo en grandes multinacionales y quienes deciden introducirse en el negocio familiar. Los primeros, al comenzar a trabajar, se dan cuenta de que su primer salario es mucho menor a lo que esperaban y que varias empresas optan por prejubilar a sus empleados más antiguos para contratar a una nueva generación de trabajadores, de menor edad, más inexpertos y que cobraban menos. Los segundos relevan a sus antecesores en el negocio familiar que, tras haber pasado por años boyantes, lucha por combatir la incertidumbre de saber si los miembros de una misma familia podrán seguir viviendo del oficio que año tras año los ha sustentado.

Sin embargo, aquellos que tienen entre 20 y 30 años y disfrutan de un trabajo, ya sea en un puesto de prácticas, una beca o un cargo en el negocio familiar, se sienten afortunados pues la tasa del paro en España para los jóvenes en edad de conseguir su primer puesto de trabajo es del 52%. Ante esta situación, con salario o sin él, también hay quienes no descartan marchar al extranjero, pues consideran que en otro país le pueden ofrecer ofertas de trabajo con mejores condiciones laborales.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons