¡O yo o tus 550 gatos!

Un hombre, residente en la localidad israelí de Beersheba, se ha separado de su mujer porque no puede convivir con sus 550 gatos.

Solicitó la separación ante un tribunal israelí alegando lo que todos los lectores estarán pensando en estos momentos: que la convivencia se había vuelto insoportable. A saber: no podía ir al baño sin ir pisando gatos, no podía cocinar sin que algún felino le arrebatara los alimentos, en definitiva, un infierno gatuno…

Sin embargo, parece que la gota que colmó el baso fue la solicitud de su mujer para que los gatos pudieran dormir con ellos… en su cama.

La pareja intentó reconciliarse en varias ocasiones pero parece ser que a aquello de “O los gatos o yo” la mujer decidió quedarse con sus 550 gatitos.

Share this post

PinIt
scroll to top