Increíbles condiciones para vivir junto a Einstein

Que Albert Einstein fue un genio de la Física es indiscutible pero parece ser que la “química” con su esposa Mileva Maric no fue su gran fuerte. En un principio todo parecía ir bien. La pareja se casó en 1903 y tuvo tres hijos: Lieserl, que murió antes de cumplir el primer año, Hans Albert y Eduard. Así, la prometedora carrera académica de Mileva se vio relegada al cuidado de los pequeños y a seguir junto a su marido.

Ésta es la parte sorprendente, algunas de las condiciones que Einstein impuso a su esposa fueron: “Deberás asegurarte de mantener mi ropa y la del hogar en buen estado, servirme tres comidas en mi habitación y debe quedar claro que mi mesa de trabajo es para mi uso exclusivo. Renunciarás a cualquier tipo de relación personal conmigo en la medida en que no sean estrictamente necesarias por razones sociales. En concreto, renunciarás a sentarte junto a mí en casa, pasear o viajar juntos. No mantendremos relaciones íntimas, ni me reprocharás nada y dejarás de hablarme, si yo te lo pido. Te comprometerás a no menospreciarme delante de nuestros hijos, ya sea con palabras o hechos”.

Al principio y pensando en el bien de los pequeños, Mileva aceptó las condiciones pero, obviamente, la relación se fue deteriorando y, en 1914, Maric abandonó Berlín con sus hijos y se trasladó a Zurich. El 14 de febrero de 1919, día de los enamorados, la pareja se divorció.

Subvencionado por:

Licencia Creative Commons